Somos como niños…

¿O es que no nos gusta jugar? Lo cierto es que a veces a los adultos, metidos en ocupaciones y responsabilidades, se nos pasa por alto divertirnos, recrearnos y, jugar por jugar. Pero esto no es sólo cosa de niños, esto le viene bien a cualquiera.

En Embosqadas no se le pregunta a nadie de qué trabaja o cómo vive. Preferimos no hablar de nuestras ocupaciones para tener la oportunidad de ser nosotros mismos, y centrarnos en el aquí y el ahora. ¿Y si probamos a ser otra vez niños? Las veladas, juegos y canciones fluirán alegremente..

Por favor deja un comentario...